La adolescencia puede ser una etapa muy difícil. Los cambios físicos y psicológicos que se experimentan a esa edad pueden afectar en todo ámbito de la vida. No es casualidad que este grupo etario tenga altos índices de enfermedades psicológicas como lo son la ansiedad, el estrés y la depresión, que, en casos más graves, pueden llevar a pensamientos suicidas.

Estas enfermedades se pueden ver reflejadas en posibles comportamientos agresivos o de desinterés ante la vida.

El colegio es un lugar donde se ven reflejadas estas actitudes. Es importante acompañar al adolescente en esta etapa y ayudarlo a concentrarse y también a contenerlo en los momentos difíciles.

Superbrain Yoga es una técnica que se puede utilizar para lograr estos propósitos. La profesora Kim Siar realizó un estudio en estudiantes secundarios estadounidenses con problemas emocionales, académicos y de comportamiento, a los cuales se les enseñó Superbrain Yoga y lo aplicaron durante 8 meses. Se obtuvo como resultado que los estudiantes mejoraron su rendimiento académico y su comportamiento.

56 estudiantes participaron de este estudio, divididos en dos grupos: 37 alumnos en grupo experimental (al que se les aplicó Superbrain Yoga) y 19 alumnos en grupo de control (al que no se les aplicó nada). Superbrain Yoga se realizó dos veces por semana, antes de los exámenes y cuando los estudiantes estaban visiblemente cansados o cuando necesitaban asimilar mucha información académica.

Se usó – antes y después de la terapia – la Prueba de Lectura de Gates – MacGinitie, la cual determina el rendimiento general de lectura a través de su vocabulario y puntajes de comprensión, y además se usó como herramienta de medición el sistema educativo, es decir, el rendimiento académico general en base a la malla curricular estadounidense.

Dentro del grupo experimental, participaron estudiantes de la sección académica 3 y 5, mientras que los del grupo de control eran de la sección 4. No se utilizaron adolescentes de la sección 1 ni 2.

Como resultado, se observó que los estudiantes del grupo experimental aumentaron sus puntajes en las pruebas, así como también en la competencia de éstos. El grupo experimental aumentó sus puntajes en un 21,787 %, mientras que el grupo de control subió un 2,7125 %. En el ámbito de la competencia de los estudiantes, el grupo experimental aumentó un 0,6857 %, a diferencia del 0,5833% del grupo de control.

A pesar de que el aumento de competencia en ambos grupos es casi similar, el nivel de cambio es distinto. Según la Prueba de Lectura Gates – MacGinitie, los estudiantes del grupo experimental pertenecían a la sección académica “promedio” y “más bajo”, pero al término del tratamiento, obtuvieron puntajes de un nivel “competente o superior al promedio”. Los participantes del grupo de control eran de la sección académica “bajo al promedio” al inicio del estudio, pero al término de éste, sus puntajes alcanzaron un nivel “promedio”.

 

17 de los estudiantes del grupo experimental fueron los que subieron de sección, mientras que del grupo de control sólo 6 lograron pasar a una sección superior.

Antes del estudio, muchos estudiantes asociaban el aprendizaje con sentimientos negativos, como la desmotivación y estar solo enfocado en aprender. No se sentían capaces de realizar diversas acciones, debido a que tenían su autoestima muy bajo. Luego de utilizar SuperBrain Yoga, los estudiantes tuvieron respuestas emocionales muy positivas, motivándose a completar las tareas que se les asignaban.

Los estudiantes del grupo experimental se llenaron de sentimientos de éxito. Incluso comentarios como “¡Ni siquiera sabía que era tan listo!” se escucharon luego del estudio. Además, se notó que comenzaron a participar en clases y a trabajar en grupo con una actitud muy entusiasta, mostrándose más compasivos, bondadosos, generosos y con un sentido mayor de colaboración.

6 estudiantes del grupo experimental alcanzaron el promedio de calificaciones requeridos para entrar en la Sociedad Nacional Juvenil de Honor, organización internacional de estudiantes con buen rendimiento académico y alto sentido de ciudadanía. Además, el presidente del Consejo estudiantil del año siguiente fue miembro del grupo experimental.

La investigadora concluye que gracias a SuperBrain Yoga, los estudiantes se mostraron más positivos al enfrentar los problemas educacionales que se les imponían, mejorando su rendimiento académico y conductual. No sólo aumentaron los puntajes en sus pruebas, sino que también subieron de nivel académico (utilizando la escala de sección académica de la Prueba de Lectura de Gates – MacGinitie), así como también aumentó la participación en las actividades escolares.

Los estudiantes que participaron en el estudio tuvieron una mejoría también en su lenguaje corporal: de tener la cabeza hacia abajo, la mirada vidriosa y hombros encorvados cambiaron a una postura física más erguida, con una apariencia más luminosa y alegre. Sonreían más a menudo y entraban a las salas de clases con gran entusiasmo para aprender.

Los padres de dos estudiantes diferentes escribieron cartas de reconocimiento y agradecimiento por los cambios que notaron en sus hijos.

Gracias a este estudio – y a otros más – se pudo comprobar que SuperBrain Yoga diseñado por Gran Máster Choa Kok Sui ofrece a la población estudiantil una herramienta para el éxito al aprender nuevas cosas, prepararse para las pruebas, establecer metas académicas y relacionarse con sus pares.

Investigación: “SuperBrain Yoga – Mejoría en el desempeño académico y de conducta en adolescentes” (Traducción propia, título original: Superbrain Yoga – Improving Academic and Behavioral Performances in Adolescents). Investigación completa (en inglés) acá: https://pranavida.cl/investigaciones/1.pdf.

error: Content is protected !!