fbpx
  
Whatsapp +56961106977
Open/Close Menu Salud, Medicina y Energia

Primer Diplomado en Sanación Pránica

Dictado por PRANAVIDA y respaldado por su Director, el psicólogo Jorge Fuentes y el doctor Ignacio Arteche, tuvo una convocatoria de 137 alumnos de Santiago y otras regiones de Chile. El objetivo principal fue aprender y profundizar en la teoría y en la práctica de la Sanación Pránica, creada por Master Choa Kok Sui. El diplomado fue de carácter presencial, con asistencia una vez al mes en sus ocho meses de duración, con instancias de re- aprendizaje y prácticas en el Hospital San Borja, además del apoyo de una plataforma e-learning para reforzar las materias aprendidas. También contó con seminarios de integración, que incluyeron la participación de otros profesionales de la salud, específicamente ligados a la Psicología, Medicina y Psiquiatría.

Durante la duración del Diplomado, el doctor Ignacio Arteche, la socióloga Valeria Torreblanca, la psicóloga Angélica Aponte y el psicólogo Jorge Fuentes realizaron un estudio de enfoque mixto (cuantitativo y cualitativo) mediante una encuesta presencial con cuestionario clínico de preguntas abiertas y breve testimonio. El universo fue de 2.236 casos, correspondientes a la realización de aproximadamente 17 fichas clínicas por cada uno de los 127 alumnos. El diseño muestral se aplicó a 722 personas que asistían a las sesiones de sanación pránica, para aliviar molestias y/o problemas emocionales. Se entrevistaron aleatoriamente a personas desde los 2 hasta los 96 años que residen en 23 comunas del país y residentes en el extranjero. El error muestral fue de ±3,0 puntos porcentuales y el nivel de confianza, del 95%.

Del total de 722 casos, la muestra se inclinó notoriamente hacia las mujeres con 522 casos, correspondiente al 72,30% del total de la muestra. Con esto, se puede inferir que son las mujeres quienes utilizan mayoritariamente la técnica de la sanación pránica como un método complementario para aliviar dolencias físicas y/o problemas emocionales. En la variable “edad”, de los 722 casos se observa que la moda corresponde a la opción del intervalo de edad desde los 45 a 64 años, por lo que se infiere que son las personas entrantes a la tercera edad las que más utilizan esta técnica de sanación complementaria a la medicina tradicional, esto puede ocurrir a una búsqueda para aliviar algunas enfermedades de manera menos invasiva químicamente para el cuerpo, además de buscar una conexión con sus energías internas.

Los niños pertenecientes a la primera infancia sólo representan un 1,9% del total de la muestra, por otro lado, se ve cómo el rango de edad desde los 30 a 44 años de edad, es el segundo grupo con mayor frecuencia de casos, demostrando que a partir de cierta edad comienza una búsqueda por conocer y probar nuevas técnicas y métodos de sanación, que entreguen un alivio integral, es decir no sólo solucionar la molestia por la que asistió a la terapia, sino que además, buscan encontrar una conexión consigo mismos.

Respecto del lugar de procedencia de los pacientes se observó cómo Santiago es la ciudad que presenta más frecuencia de los casos con 531, representando el 73,5% de la muestra. En segundo lugar, se encuentra Talca con un 6,2% del total de la muestra con 45 casos que señalaron proceder de esa ciudad. En tanto, la tercera opción que presentó más frecuencia dentro de los pacientes intervenidos, es Punta Arenas con un 3,6% del total de la muestra, con 26 casos. Esto llama la atención por la lejanía geográfica existente entre la región del extremo sur del país y el lugar donde se realiza el diplomado de “Sanación pránica”, dándonos a entender que existe un porcentaje de la muestra que ve en la sanación pránica – a distancia, en ocasiones – una posibilidad real para aliviar dolencias.

En cuanto a los motivos de consultas, se ve que las consultas por motivos físicos son preponderantes en la muestra con una frecuencia de casos de 502, mientras que los motivos de consulta psicológicos sólo tienen una frecuencia de 220 casos.

Un aspecto que llamó la atención en la distribución de la muestra, fueron los casos que realizaron “sanación a distancia” a pacientes de diversos lugares del país y de los extranjeros para tratar dolencias físicas o problemas emocionales/espirituales.

Categorizando los motivos de consultas

Para categorizar los motivos de consulta que expresaban los pacientes en la “Ficha clínica”, se agruparon en 14 categorías, con el fin de poder simplificar el análisis según tipo de padecimiento, ya que se recogieron 76 enfermedades distintas. Las categorías son las siguientes:

1) Estrés

2) Dolores, daños y/o fracturas corporales

3) Dolores fuertes de cabeza

4) Enfermedades respiratorias y del aparato respiratorio

5) Dolores, daños y aflicción ósea muscular y esquelética

6) Problemas del aparato digestivo

7) Depresión, trastornos del ánimo y ansiedad

8) Enfermedades metabólicas y glandulares

9) Enfermedades de la mujer y ciclo femenino

10) Enfermedades por tumores, hernias o cáncer

11) Problemas a la piel

12) Búsqueda espiritual

13) Problemas neurológicos

14) Problemas o desórdenes mentales.

Con un 18,28% del total de la muestra, el grupo de patologías que presenta mayor frecuencia es “dolores, daños y/o fracturas corporales”. La segunda categoría que presenta mayor frecuencia, con un 17,04% de la totalidad de la muestra es “dolores, daños y aflicción ósea muscular y esquelética”. Estos porcentajes, nos demuestra que más de un 30% del total de las personas que asistieron a sesiones de Sanación Pránica utilizaron esta técnica para aliviar dolores corporales y óseos, pudiendo inferir que los pacientes tratados optaron por esta técnica como una manera de tratar su padecimiento sin intervención farmacológica ni invasiva para el cuerpo y/o el campo energético de cada persona.

Para el análisis, se identificaron 3 ejes principales: 1) Efectos en el alivio del dolor, 2) Experiencia durante la intervención, 3) Efectos en la calidad de vida. Cada uno de estos ejes, contiene subcategorías que se analizarán en su sección respectiva a modo de dar una visión global de los efectos y manifestaciones de la sanación pránica reportada por los pacientes.

Efectos de la Sanación Pránica

Durante el diplomado, los alumnos recogieron los testimonios de los pacientes sometidos a Sanación Pránica y pudieron recabar lo siguiente:

(P1193.T60): “Mis sentimientos de angustia han disminuido y mi paz interior está llegando a mi alma.”

(P223.T12): “Luego del tratamiento he experimentado un mejor bienestar más relajado”

(P321.T21): “Concluida esta terapia, más tranquila y más feliz.”

(P450.T24): “Después de mi primera sesión, lloré mucho por varios días. Fue como si me limpiaran por dentro y a través de las lágrimas expulsara todo. Poco a poco volvió la calma con energía renovada y limpia.”

(P892.T50): “Al día siguiente mi ánimo mejoró bastante ya no tengo sueño durante el día y siento mucha más energía positiva”

(P2079.T97): “Estaba muy triste y enojado, después me relajé y quedé en paz.”

(P177.T9): “Creo fue muy beneficioso y aportativo, lo recomiendo, es poco invasivo”

(P449.T24): “Fue divertido hacerlo, me relajó y me gustó mucho.”

(P584.T29): “Mi experiencia ha sido muy satisfactoria”

(P1072.T54): “De alguna manera, no explicita, este tratamiento alcanza el cuerpo espiritual”,

Se observan experiencias positivas y de satisfacción sobre la intervención, sensaciones de bienestar, lo que muestra un interés de parte de los pacientes por experimentar situaciones que entreguen momentos agradables y positivos, aunque no se relacione con al alivio de la enfermedad o molestia, también se pueden ver criterios que dan características a la terapia, definiéndola como poco invasiva, o de ser una experiencia espiritual.

Como conclusión al estudio realizado sobre la técnica de Sanación Pránica, a partir de la experiencia vivida en el primer Diplomado en Sanación Pránica (con integración médica) realizado por PRANAVIDA en conjunto con el Hospital San Borja Arriarán, se concluyó que, en primer lugar, se observó que la técnica logró ser efectiva en el alivio del dolor en la mayoría de los casos de pacientes y auto sanación en las patologías físicas y psicológicas, además de la sincronía energética que se manifestó en las personas intervenidas cuyo testimonio quedó registrado en las fichas clínicas.

Así mismo, se pudo observar que en las patologías psicológicas fue necesaria más de una sesión por paciente para aliviar malestar reportado en comparación a las sesiones que fueron necesarias para aliviar padecimientos del orden físico, sin tener demasiada relación el nivel de intervención utilizado, pues las patologías del tipo psicológicos necesitan un tiempo más prolongado para sanarse y para que los efectos sean visibles, tanto para el paciente como para su entorno cercano. Además, la Sanación Pránica, en los casos de motivo de consulta psicológica logró disminuir sintomatologías psíquicas relacionadas con el espectro del trastorno del ánimo y trastornos del tipo ansioso.

Por otro lado, en los casos tratados por dolencias físicas se observó que el número de sesiones realizadas para aliviar malestares fue menor a las requeridas para los casos psicológicos, incluso hubo casos en que, en una sola sesión, el paciente manifestó el alivio completo a su padecimiento. Sin embargo, el dolor, como eje de categoría se debe entender como un fenómeno complejo que está determinado por múltiples factores físicos, psicológicos, afectivos, cognitivos y sociales, entre otros, por lo que se recomiendo crear una escala de dolor diferenciada para casos psicológicos, físicos y espirituales, pues no se puede cuantificar de la misma forma lo objetivo (que sería lo físico) a lo subjetivo (es decir, lo psicológico y espiritual).

En relación a las personas que asistieron como pacientes a las terapias de Sanación Pránica, se puede decir que el perfil de cada uno de ellos es diverso, pues hubo una mixtura de edades que da a entender lo inclusiva que resulta la técnica ya que no hace discriminación por sexo, edad, profesión etc., y se adecua a las características propias de cada paciente. En esa misma línea, se apreció que las personas situadas en el rango de edad sobre los 45 años tienden a utilizar más la técnica con una mayor expectativa de sus resultados, con especial énfasis en las personas que sufren enfermedades degenerativas quienes poseen una mayor confianza en la sanación que la terapia puede traer consigo.

Respecto del perfil de los alumnos que participaron del primer Diplomado en Sanación Pránica se puede concluir que no existe un perfil determinado de personas que pueden aprender la técnica, ya que, por sus bases formativas está diseñado para que cualquier sujeto pueda adquirir los conocimientos y su posterior aplicación generando efectos, incluso en las primeras aproximaciones de la Sanación Pránica, por lo cual considerando una experiencia académica de formación, se requiere una precisión en el seguimiento de los futuros pacientes a intervenir y del terapeuta en formación.

Un aspecto que se destaca a nivel de la terapia, es la aplicación de sanación a distancia, en este tipo de intervención, los pacientes no tienen contacto visual con el terapeuta, y no pueden ver las aplicaciones de la práctica, lo que puede generar nuevas posibilidades de respuestas, tanto del terapeuta como del paciente, y poder sentir los efectos de alivio como producto de la terapia, los testimonios recolectados de sanación a distancia señalan un alivio proporcional en el tiempo desde que se inició la intervención y esto puede ser un indicador de la sanación recibida. A su vez el uso de la técnica por parte de los terapeutas es una posibilidad para ver y comprobar su práctica con pacientes y para evidenciar los efectos que se producen con la técnica a distancia.

Es importante mencionar a la Sanación Pránica como una técnica complementaria que posee como característica ser un ayudar el ejercicio médico o de otras intervenciones del cuidado de la salud, ya que sus propósitos son el alivio de dolencias, y entregar bienestar para mejorar la salud de los pacientes, no es un tratamiento de uso nocivo y contraproducente y las restricciones en su uso con ciertos pacientes están explícitamente aclaradas. El uso de esta terapia puede fortalecer los efectos de otros tratamientos ya que aporta a la sanación integral de los pacientes.